Sigue a

Mechas californianas

No estoy contando nada nuevo si os hablo del furor que han causado este año las mechas californianas ¿verdad? Algo que parecía arriesgado en un principio ha tenido un enorme éxito: supongo que porque en el fondo es un efecto natural del cabello (tener las puntas más claras que el nacimiento del pelo) por lo que unas californianas sutiles no suponen un gran riesgo: sigue el ciclo de la vida de tu pelo. De hecho, antes las “californianas” era llevar tres meses sin pasar por la peluquería y que se te viera mucho la raíz, ¿os acordáis?

Llamadme víctima del sistema pero desde que empecé a verlas me fascinaron y quisa hacérmelas, pero tenía el pelo muy rubio y algo quemado después del verano, así que en la peluquería me recomendaron darme un baño de color, sanearme y esperar… y así fue como me convertí en una castaña random durante tres meses, por eso cuando salieron las Mechas Californianas de L’Oréal supe que tarde o temprano caería en la tentación. Y caí, amigas, caí justo ayer.

En primer lugar os diré que me costó un montón encontrar las californianas de L’Oréal porque en varias droguerías no habían oído hablar de ellas y en El Corte Inglés de la calle Preciados (los dos que tienen productos de belleza) estaban agotadas, me dijeron que se habían vendido como churros. Caminaba cabizbaja en dirección a mi casa por no poder llevar a cabo mi propósito del día cuando entré sin esperanzas en un Juteco en Sol y allí estaban, por 9,60 euros (en El Corte Inglés cuestan alrededor de 12) los cuatro colores de la gama: para bases rubias oscuras, rubias claras, castañas claras o castañas oscuras.

Es importante elegir correctamente el tono de tu cabello, en mi caso escogí las Mechas Californianas para bases castañas claras, no quería arriesgarme con el rubio oscuro y terminar con un efecto “puntas quemadas por utilizar mucho una plancha mala”. Si no tenéis claro vuestro color preguntadle a algún dependiente, seguro que os saca de dudas.

Es más fácil de lo que parece

California

Dentro de la caja viene todo lo que necesitas para hacer tus mechas en casa: el peine para aplicar las mechas, unos guantes para no mancharte, la crema reveladora, el polvo decolorante y la crema aclarante (estos tres productos los debes mezclar) y finalmente el champú. Las instrucciones son muy claras y muy sencillas, porque en el fondo lo que mola de las californianas es que realmente no hay reglas, puedes hacértelas de manera descuidada y te quedará un look más casual, por ejemplo.

Dentro de la caja también viene una pequeña guía donde te explica las tres formas para hacerte las mechas: sutiles (dando solamente unos reflejos más claritos a tu cabello), californianas degradadas (las que estamos acostumbradas a ver) y contraste (marchar mucho la diferencia del cabello para que se vea claramente un corte entre claro y oscuro).

En mi caso hice una mezcla entre contraste y degradadas: primero dividí mi cabello en dos mitades con la raya en medio y después en tres capas (como se supone que haces con las degradadas o las sutiles) pero la parte de abajo la cepillé entera con el peine de L’Orèal y la mezcla, se supone que para las degradadas debes dividir tu cabello en dos partes y de cada parte elegir tres mechas, eso fue lo que hice en las dos capas restantes de cabello.

En cuanto a su aplicación: debes pasarte el cepillo varias veces, porque con una, ya lo notaréis, no es suficiente (en el cepillo suelen quedarse restos de mezcla y os tocará repetir), intentad hacerlo en un lugar con ventilación porque os aseguro que el olor marea y si podéis, contad con la ayuda de una amiga, en mi caso mi compañera de piso me ayudó a dividir las mechas de la parte de detrás.

Californ

Después tienes que esperar de 25 a 45 minutos, yo esperé 35 aproximadamente (un pelín menos).

La verdad es que jamás me había teñido en casa y me sorprendió lo fácil que es, aunque debo reconocer que tenía miedo al resulado: ¿me habría excedido con el tiempo? ¿me habría quedado corta? Finalmente el resultado es más sutil de lo que esperaba y muy natural, estoy contenta, he conseguido darme un cambio de look: noto más luminosidad en el rostro gracias al tono claro en las mechas más cerca de la cara y el efecto a los lados y de detrás me gusta.

Mi recomendación es que si estás pensando en hacértelas pienses en L’Oréal por ser barato en comparación con cualquier peluquería (puedes llegar a ahorrarte 50 euros) y dan un resultado muy competente, siendo muy sencillo hacértelo sin salir de casa.

En Trendencias Belleza | Más allá de las mechas californianas: añade color a tu pelo
En Trendencias Belleza | Las famosas se apuntan a las mechas californianas, toma nota

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

11 comentarios