Síguenos

Oso polar comiendo zanahoria.

Si por esas cosas de la vida estáis tan blancas como el oso polar de la foto, os traigo esta receta de las abuelas para conseguir un bronceado natural todo el año, sin necesidad de tomar el sol: bebe de uno a dos vasos de zumo de zanahoria cada día.

El secreto está en el betacaroteno, un pigmento vegetal, presente en frutas y vegetales anaranjadas y rojas, como las zanahorias, zapallos, betarragas, calabazas, melones, entre otros (cuanto más intenso es el color de la fruta u hortaliza, mayor es el contenido de betacaroteno).

Es el efecto colorante del betacaroteno en las capas superficiales de la piel el que nos hará ver bronceadas: no proporciona ninguna protección solar, así que no dejéis vuestra crema habitual con FPS. Si dejáis de consumirlo volveréis lentamente a vuestro color natural.

Por cierto, recordad que vuestra salud es importante: no abuséis de las zanahorias porque el exceso de betacaroteno puede teñir palmas de manos y pies de naranjo, en cuyo caso se recomienda detener la ingesta.

Foto | ArtBrom
En Arrebatadora | Los beneficios de la zanahoria en la piel , Una dieta para un bronceado perfecto

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios