Cosméticos y maquillaje, ¿caros o baratos?

Sigue a

maquillajes

Tantas cremas, tantos maquillajes y todos con las especificaciones muy parecidas y con tanta diferencia de precio entre unas marcas y otras. Y, ¿qué es mejor? ¿una crema barata o una cara? ¿un maquillaje barato o uno caro?

Comprar una crema o un maquillaje, a parte de que dependa del bolsillo de cada uno, depende de nos gusten sus características o no. Según mi experiencia con maquillajes y cosméticos caros y baratos digo que, por ejemplo, me compraría un brillo de labios de una marca asequible (L´Oreal) pero nunca me compraría un maquillaje de una de estas marcas baratas (como los de Margaret Astor).

  • Maquillaje: las marcas de maquillajes asequibles que he probado son Margaret Astor, Max Factor y L´Oreal. Y de maquillajes de alta gama he probado Chanel, Clinique, Helena Rubinstein, Dior, Estee Lauder, Lancome y Biotherm . Ahora mismo el maquillaje que más me gusta de todos estos es el Spectacular de Helena Rubinstein porque no deja huellas, me matifica la piel, me dura horas y porque me tapa las imperfecciones siendo de cobertura media. Con el tiempo y con todos los que he podido probar me doy cuenta que el maquillaje que menos me ha gustado ha sido el de Margaret Astor, no dura nada, tiene un montón de grasa, crea una careta en la cara y mancha un montón. Para mí, en este aspecto, prefiero gastarme más dinero en un maquillaje que llevar el jersey manchado. En cuanto a los brillos de labios, para mí tienen que cumplir dos requisitos: que no sea demasiado pegajoso y que tenga un color que me guste. Si encuentro uno de Bourjois que me gusta y no es pegajoso, me lo compro.
  • Cosmética: la cosmética es más complicada, porque ya no depende de que te guste la textura y el olor que tenga, depende de que te haga efecto o no. Una crema antiarrugas de la marca Garnier hará efecto después de haberla utilizado durante mucho tiempo y una crema, quizá de Yves Saint Lauren te hará efecto en menos tiempo. A la larga, el dinero gastado para conseguir igual resultado es el mismo, porque de Garnier habrás tenido que gastar 20 tarros y de Yves Saint Lauren solo 5. Así que si puedes, no te quedes estancada en la crema normalita, yo recomiendo que se vayan probando cremas hasta llegar a una en la que sientas poder decir: ¡de esta no me mueven!. Si estamos en el caso de un adolescente que empieza a utilizar los productos de limpieza facial, no es necesario que se gaste un dineral en kits de limpieza de Clinque, Lancome,..., con los tres productos esenciales para la limpieza de la cara como los de la gama Pure Zone de L´Oreal, que además no valen muy caros, tiene de sobra, porque son productos muy sencillos. Cuando hablamos de tratamientos más complejos y quieres ver resultados, creo que merece la pena gastar un poco más de dinero y ver la mejoría que esperabas. Eso sí, antes de comprar cualquier crema cara, déjate aconsejar por un experto y si te pueden dar un par de muestras para probar antes la crema, mejor porque no estamos hablando de algo que vale barato y que nos dá igual si nos funciona o no.

Como conclusión, para elegir entre un producto caro o uno barato, primero hay que dar unos valores al producto que queremos adquirir, por ejemplo, en mi caso, yo al maquillaje le doy una serie de valores (que no me manche la ropa, que realmente tenga una duración larga y que me tape las imperfecciones sin necesidad de llevar la “máscara” puesta) y después voy probando hasta que encuentro lo que yo estoy buscando, me dá igual si es caro o es barato. En cuestiones de cosmética y en muchos casos, está claro que la calidad se paga y más cuando hablamos de algo tan delicado de nuestra belleza que es la piel.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

14 comentarios