Si quieres sentirte guapa y poderosa, ponte tacones

Sigue a

Victoria's Secret

¡No sin mis tacones! Eso es lo que digo cuando me preguntan cómo me preparo para sentirme realmente poderosa. Porque cuando se trata de una salida nocturna, no puedo prescindir de ellos; no sólo elevan mi estatura, también elevan mi ánimo y me hacen afrontar muchos momentos de la vida con actitud positiva. Podría decirse que soy adicta a los zapatos de tacón, pero solo por la noche, puesto que durante el día, salvo en ocasiones muy especiales, no los utilizo.

Unos tacones tienen el poder de cambiar radicalmente mi aspecto, realzar hasta el vestido más sencillo y cambiar mi humor. Un precioso zapato, altísimo, es uno de los complementos más increíbles y perfectos que una mujer puede poseer, y un arma de seducción muy poderosa. Pero para obtener todos estos resultados, hay que acertar tanto en su elección como en la ocasión en que se deben lucir.

Cómo elegir

Muchas de vosotras creéis que no podéis caminar con tacones, cuando, probablemente, lo que ocurre es que no habéis dado con los zapatos adecuados. Soy de la opinión de que más vale tener dos pares excepcionales que ocho regulares. Primero: la horma de un zapato bueno os permitirá llevar tacones sin ningún problema, puesto que esta estudiada de tal manera, que los puntos de apoyo del pie estarán perfectamente anclados. Segundo: porque la belleza y proporción de un buen diseño nunca se puede equiparar al de uno medio. Es ese algo inexplicable, que lo hace más bello y hará que la pierna sea mucho más bonita; es una cuestión de equilibrio y sensibilidad.

Un zapato ha de ser una buena inversión, por salud (todo tu peso descansa sobre los pies) y por belleza. Os aseguro que existe la horma perfecta, cómoda y que aporta seguridad. Para encontrarla tendréis que buscar, probar muchos zapatos y caminar con ellos, solo así podréis comparar. Descartad los que os hagan el más mínimo daño y valorad que sujeten bien el pie y el tobillo, esto os dará mucha confianza, porque si este queda minimamente suelto, caminaréis fatal. Es muy importante que os sintáis seguras al andar, el resto vendrá sólo.
Zapato Valentino

Qué tacón elegir: depende de la ocasión

Cada una sabe el tacón que puede ponerse; yo soy de las que lleva 12 cm. por la noche. Menos no me gusta, y además, esta altura me resulta más cómoda que una inferior, siento mis pies menos forzados cuando apoyan en ciertos puntos que resultan más confortables por mi anatomía. Perded el miedo, puede que no hayáis probado y a veces, el tacón alto resulta más confortable que el medio. Ahora hay muchos zapatos con plataforma interior (invisible a la vista) que disminuyen la inclinación del pie (haciéndolos mucho más cómodos y recomendables) y os siguen permitiendo aumentar la altura hasta 10 o 12 cm. Por ejemplo, podéis llevar un tacón que os eleva 12 cm. con una inclinación equivalente a 8 cm.

Durante el día, salvo un acontecimiento excepcional, jamás me pongo tacones altos. A cada ocasión lo suyo. Un zapato diseñado para la noche resulta excesivo para lo cotidiano, salvo en circunstancias puntuales que así lo requieran. En el día a día, es mejor elegir uno bajo o una bota con tacón ancho (imaginad un tacón fino metido en una de tantas rejillas, subiendo escaleras o corriendo para cruzar una calle) ¿No veis a menudo mujeres caminando fatal, vencidas y cansadas, sobre unos tacones de infarto, en plena mañana?

Si sois de aquellas incapaces ir con zapato bajo, porque os gusta llevar algo de tacón durante el día, os recomiendo uno medio (nunca fino) y muy cómodo. Yo prefiero botín o bota porque el pie está bien sujeto y me permite andar con más estabilidad. No es recomendable llevar tacones altos durante el día, lleno de imprevistos y tareas; la distinción que aportan en la noche para una salida concreta, se convierte a lo largo de la jornada en fatiga, posturas y movimientos feos. Si tenéis un compromiso o cita en la que queréis causar sensación, os sugiero que llevéis los zapatos en una funda y os los pongáis en el momento oportuno (yo he utilizado este método en varias ocasiones y la cosa cambia).

Zapato Valentino

El tacón embellece

Los tacones modifican ligeramente la curvatura de la espalda, por lo que estilizan, realzan y hacen más esbelta la figura. Permiten un movimiento elegante, algo felino y nos aportan cierta fuerza interior. Cuando os vistáis con ellos, miraos en un espejo y observad si armonizan con la ropa que lleváis; a veces un zapato que en el pie es precioso, no resulta apropiado con el vestido y en conjunto las proporciones fallan, si veis que no resulta, cambiad éste o el vestido.

Un básico: el color nude o rosa palo (empolvado), al no destacar sobre la piel os hará parecer más altas, ya que, al no cortar ningún color, provoca el efecto visual de alargar la pierna; además, va prácticamente con todo. A mí me encanta llevar sandalias altísimas en invierno, me pongo medias de verano sin puntera.

Tened en cuenta: un zapato mal elegido, con un tacón feo o con el que no podamos caminar airosas, puede ser nuestro peor enemigo y hacer el efecto contrario al que buscamos. Un buen tacón tiene que hacernos andar de forma ligera y segura, tiene que estar a nuestro servicio, y no, nosotras al suyo. Un buen momento para comprar en las grandes firmas son las ventas especiales que ahora comienzan.

Unos maravillosos tacones tienen el poder de trasformar tu look de día, en look de noche, porque con ellos, hasta un vaquero cambia. Buscad hasta encontrar el zapato perfecto que “os haga volar”, el zapato de vuestros sueños; y entonces, os veréis más altas, estilizadas, seductoras y vuestros vestidos mucho más bonitos. Si caminais seguras con ellos, os sentiréis poderosas y femeninas. El tacón no solo eleva físicamente, también, psicológicamente; si no lo creéis, poneos un vestido, un tacón y carmín… ¿A qué algo ha cambiado?

Más información | Victoria’s Secret, Valentino
En trendencias belleza | Los secretos de las famosas para soportar los tacones

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

37 comentarios