Sigue a Trendenciasbelleza

Dieta hormona

Después de leer el ranking de las cinco dietas más peligrosas, una cree que difícilmente podrán ponerse de moda propuestas peores, pero ¡Sí! Ahí está la Dieta de la hormona del embarazo aumentando día a día su popularidad para demostrar que en cuestiones de adelgazar, o mejor dicho, de ganar dinero, todo vale.

Sin pruebas confirmadas, ilegal y con graves riesgos para la salud

La dieta hGC, llamada así por las siglas en inglés de la hormona gonadotropina coriónica humana, consiste en aplicarse inyecciones de la misma, con la intención de perder grasa localizada y conseguir seguir una dieta de 500 calorías sin perder fuerza ni pasar hambre.

En teoría, porque no hay suficientes evidencias científicas que lo demuestren, esta hormona que se obtiene de la orina de las embarazadas, logra movilizar las acumulaciones de grasa simulando en nuestro organismo las necesidades de un feto al que proporcionar energía. Y se supone que funciona igual en mujeres que en hombres [sic].

Para ello las pacientes estadounidenses pagan más de 1000 dólares al mes, bajo la promesa de adelgazar unos 15 kilos cada 30 días. Pero ¿Quién no adelgaza con una dieta tan exageradamente baja en calorías?

Que las inyecciones requieran receta médica tampoco ayuda, ya que les dan un falso halo de credibilidad, cuando lo cierto es que su uso solo está legalmente permitido por la FDA (Food and Drug Administration) para tratamientos de fertilidad.

Y tampoco se trata de un inocente placebo, ya que la propia agencia advirtió que su administración aumenta el peligro de formación de trombos, dolor de cabeza, alteraciones mamarias y depresiones, incluso cita el caso de una mujer que sufrió un tromboembolismo pulmonar por seguir esta dieta.

Inyección hormona

A esto hay que añadir el riesgo grave para la salud que implica consumir únicamente 500 calorías al día (la OMS recomienda entre 2000/2500 calorías día para un hombre adulto y 1500/2000 para una mujer) propiciando un déficit importante de nutrientes, con sus correspondientes síntomas, como anemia, fatiga crónica o huesos débiles.

Cuidado con la versión “homeopática”

Por suerte el precio y la incomodidad de las inyecciones disuade a muchas personas de empezar la dieta, pero cuidado porque pensando en esto también se comercializan supuestas versiones homeopáticas en pastillas, gotas y aerosoles que contienen una cantidad irrisoria de hCG (en el mejor de los casos) y no sirven absolutamente para nada.

Lo peor es que también aconsejan seguir la misma ridícula ingesta diaria de calorías para perder peso rápidamente, con sus consecuentes problemas como deshidratación de la piel, caída del cabello, insomnio o incluso el inicio de trastornos tan peligrosos como la bulimia o la anorexia. Por no hablar del efecto rebote, porque el hambre que se tiene que pasar, más allá de que nos creamos o no que el producto funciona, tiene que ser insoportable.

En definitiva, una dieta milagro más de la que mantenernos lejos, muy lejos.

Vía | Bebés y más
Fotos | Helga Weber | Andres Rueda
En Vitónica | ¿Por qué se produce el efecto rebote?
En Trendencias Belleza | Dieta Dukan: o como adelgazar y seguir comiendo mal

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios