Síguenos

Calzado cómodo

Aunque de entrada lo que más nos preocupe pueda ser su aspecto, las varices no son solo un problema estético, sino principalmente afectan a nuestra salud, ya que indican que el retorno de la sangre al corazón no está siendo eficaz, y eso se nota sobre todo en la parte inferior de las piernas. Por eso es importante saber cómo prevenirlas, aliviar sus síntomas o tratarlas.

La calidad de las válvulas venosas suele venir determinada por herencia genética, pero nuestros hábitos también influyen, así como también afecta el embarazo, el sobrepeso o pasar demasiado tiempo sentadas en el trabajo, como es mi caso e imagino que también el de muchas de vosotras.

Algunas pautas a seguir… siempre

Tanto si tienes varices, arañas vasculares o empiezas a notar síntomas de piernas cansadas y quieres evitar su aparición, hay algunas pautas que te ayudarán a sentirte mejor, entre las que destaca evitar el sedentarismo o pasar muchas horas de pie en el mismo sitio.

A veces, como comentaba antes, es inevitable pasar horas inmóvil frente al ordenador, pero esto se puede compensar, haciendo ejercicio con regularidad (correr, caminar, bicicleta, pilates etc.) y tomando pequeños descansos cada 30 minutos (yo sigo la técnica pomodoro y los hago cada 25 min.) para estirar las piernas, ponernos de pie, elevarnos de puntillas o talones y dar pequeños paseos aunque sea en espacios reducidos.

El retorno venoso toma impulso a través de la almohadilla plantar y los músculos de las piernas, por eso es importante caminar y elegir para hacerlo un calzado cómodo, con unos tres o cuatro centímetros de tacón como máximo, dejando para contadas ocasiones los zapatos demasiado altos. Además incluso en esos momentos especiales siempre podemos cambiarlos al salir de la fiesta, trabajo etc. por algo que nos alivie la vuelta a casa.

Una de las cosas más sencillas y que personalmente me resulta más difícil es no cruzar las piernas. En cuanto me despisto vuelvo a tenerlas cruzadas, pero cada día intento fijarme más para no hacerlo, ya que dificulta la circulación, al igual que el abuso de ropa ajustada.

En cuanto tengamos oportunidad ¡A elevar las piernas! En la cama, poniéndolas en alto apoyadas en la pared (postura ideal para relajarse leyendo un buen libro) o bien al dormir alzándolas un poco con un cojín o una guía de teléfonos debajo del colchón.

Comida sana

En la ducha, podemos activar la circulación con un buen chorro de agua fría sobre las piernas, formando círculos ascendentes, se nota mucho alivio además al hacerlo si sientes dolor o hinchazón.

Si fumas, seguro que ya conoces un montón de motivos para dejarlo, pero este es uno de los más importantes, porque el tabaco aumenta la coagulación de la sangre y hace que las varices aparezcan o en caso de tenerlas empeoren.

Come de forma equilibrada y reduce la sal

La forma en la que nos alimentamos influye también en nuestra circulación, especialmente si consumimos un exceso de sal, ya que la retención de líquidos afecta a las válvulas venosas y en general hace que nuestras piernas se hinchen.

El problema de la sal es que la mayoría de las veces la estamos comiendo sin darnos cuenta, por eso es importante fijarse en los ingredientes de lo que compramos y evitar en la medida de lo posible los alimentos precocinados, ya que en general suelen tener bastante sal.

También funcionan trucos como sustituirla por especias al cocinar, no poner el salero en la mesa e irla reduciendo poco a poco. Yo me he acostumbrado a cocinar con menos sal y no la echo de menos, es más, tengo que fijarme porque muchas veces ¡Me olvido de ponerla!

Beber agua y comer fruta y verdura varias veces al día nos ayudará a eliminar líquidos, sobre todo los alimentos ricos en potasio, como el aguacate, el plátano o la acelga, que contrarrestan los efectos del sodio.

Las varices tampoco son amigas de las comidas picantes, el alcohol o el café, así que conviene evitarlos al igual que las grasas saturadas, que aumentan el colesterol y los triglicéridos en sangre.

Todas estas pautas también nos ayudarán a perder peso, si nos sobran muchos kilos, algo imprescindible para conseguir mejorar el estado de las piernas.

Piernas en alto

Tratamientos: Pregunta a tu especialista

La alimentación y unos buenos hábitos pueden ayudarnos a prevenir las varices o incluso a aliviar sus síntomas, pero si necesitamos eliminarlas debemos consultar con un especialista qué tratamiento es el más adecuado.

Existen procesos ambulatorios como la termocogulación, mediante la que se aplica calor para necrosar la vena, tratamientos láser (de los más recomendados) con los que eliminar las varices o tratamientos esclerosantes que anulan la vena aplicándole una punción.

En los casos más graves se puede recurrir a la intervención quirúrgica de extracción de venas varicosas, pero en la medida de lo posible siempre se intenta sustituir por otras alternativas, ya que requiere de ingreso y varios días de reposo.

Las medias elásticas no sirven para hacer desaparecer las varices pero si que ayudan tanto en la recuperación de los tratamientos, como para evitar sentir molestias y pesadez.

Con el mismo fin también nos pueden servir las infusiones o cápsulas de Castaño de Indias, (Teniendo en cuenta que no hay que tomarlas durante el embarazo ni el postparto), y las cremas vasculares, para piernas cansadas o con efecto frío, que aumentan la tensión en la pared muscular de las venas.

Como veis hay muchas posibilidades, así que no hay que desanimarse, solo buscar la que mejor nos puede servir. Además muchas de ellas nos ayudarán también a mantenernos en forma y tener en general una mejor calidad de vida.

Fotos | Helga Weber
En Vitónica | Ejercitarse con frío para combatir las varices
En Trendencias Belleza | Piernas cansadas

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios