Sigue a

Acido

El ácido glicólico es un ácido natural, procedente de la caña de azúcar, y forma parte de los llamados alfa-hidroxiácidos, cuyo principal efecto es la exfoliación de la piel. Debido a este efecto exfoliante, libera la piel de células muertas y permite que las cremas y tratamientos lleguen al interior de la misma, maximizando así su efecto, por lo que se suele usar en tratamientos contra el acné y para eliminar las arrugas superficiales.

Por todas estas características, el glicólico se usa para lograr una piel mucho más suave, más lisa y con aspecto más joven, de ahí su gran importancia en todo tipo de peelings profesionales. En dosis elevadas es recomendable que sea aplicado por un profesional, ya que usado indebidamente puede provocar efectos indeseados e incluso quemaduras. Los productos que lo contienen indican siempre el porcentaje de ácido que contienen, siendo conveniente comenzar con un 8% aproximadamente si nunca has usado el glicólico.

Cuando lo usas por primera vez puedes sentir una ligera sensación de picor o quemazón que dura muy poco y es normal: la piel está ajustándose a la acción del ácido. Además hay que tener en cuenta que la piel queda más expuesta a la acción de los rayos solares, por lo que una protección solar adecuada es esencial cuando estéis usando alguna crema o tratamiento que incluya este ácido.

Entre las marcas que ofrecen productos con glicólico está la gama Glicoisdin, de Isdin (en farmacias) y Neostrata.

Deja un comentario

Ordenar por:

9 comentarios