Factor de crecimiento epidérmico ¿Lo conoces?

Síguenos

Zara Lookbook

Estos días nos estamos poniendo a punto, muchas con prisa, porque sin darnos cuenta estamos en plena Navidad. Si es el caso de alguna de vosotras y necesitáis un tratamiento de belleza con resultados inmediatos, excepcionales y que además se mantengan en vuestra piel por una larga temporada, os recomiendo el Factor de Crecimiento Epidérmico.

Hace tres semanas, fui al centro de Carmen Montalbán (Madrid), con la idea de que me aconsejara la cura más adecuada al estado de mi piel. En cuanto me vio, no lo dudó: Factor de Crecimiento. No me dejo convencer sin más, así que pregunté qué era, cómo se aplicaba y cual su finalidad. Cuando me explicó, no lo pensé, me sometí a su prescripción… pero si he de ser honesta, en aquel momento, pese a confiar plenamente en Carmen, no pude imaginar que el efecto iba a ser tan notorio, duradero y satisfactorio como ha resultado.

El Factor de Crecimiento Epidérmico


Si bien es cierto que alguna vez había oído hablar sobre este tratamiento, no sabía con exactitud de qué se trataba hasta ese momento, pero sí que tiene una gran repercusión en el campo médico y estético. Ahora sé que es una proteína que tiene una función importante en la comunicación intercelular. Explicándolo de manera muy simplificada, os puedo decir que se trata de activadores celulares que tienen una importante función en el mantenimiento y renovación de las células. Actúan favoreciendo la regeneración de las células epiteliales, porque promueven la proliferación de fibroblastos (sintetizan el colágeno) y ayudan a que se forme ácido hialurónico. Por tanto, no solo tratan el envejecimiento sino que también lo previenen, ya que aumentan la hidratación y limitan el proceso de oxidación de ésta.

Para qué es

Es fundamental para regenerar la piel y mantenerla en un estado óptimo al promover el aumento de colágeno, elastina y ácido hialurónico natural. Tiene un gran efecto antienvejecimiento y resuelve los problemas de deterioro epidérmico. Supone una cura para la piel. Es muy efectivo contra la flacidez, cicatrización, estrías, revitalización y mejora la función celular. También tiene una acción preventiva al activar los sistemas antiestrés de la piel, por lo que es un gran antioxidante


La técnica


Como siempre os digo, la manera de aplicar un tratamiento es todo. Cuando se toma la decisión de llevarlo a cabo hay que saber elegir un profesional de absoluta confianza y gran trayectoria, puesto que de lo contrario estaremos tirando el efecto beneficioso de éste. Para mí la técnica resultó muy relajante. En primer lugar se limpia la piel con una crema muy suave y después se procede a estudiar sus necesidades. Carmen lo hizo de forma minuciosa y, a partir de ahí, prescribió mi protocolo.
Antes de aplicar el Factor de Crecimiento es esencial exfoliar la piel para obtener buenos resultados. Como el propósito final es su cuidado y regeneración, todo este proceso es muy suave. Cada persona requiere un tipo de peeling diferente. A mí me aplicaron dos, uno mecánico (manual, scrub) y otro enzimático (algunos casos requieren hasta tres), el objetivo es que la piel este receptiva, abrir paso al Factor de Crecimiento sin ninguna barrera que impida su modo de acción.

Fluido viscosoCuando esta preparada se aplica el Fluido Viscoso (sustancia proteica), de textura muy agradable, mediante un masaje suave que favorece su penetración y trabaja los músculos del rostro. Cuando mi piel absorbió el producto, me aplicaron una crema renovadora y después una mascarilla o dermocompresa impregnada en una alta concentración de Factor de Crecimiento, de nuevo. Con ella puesta, tenía la sensación de que mi rostro quedaba cubierto por una malla con efecto elástico (Carmen me explicó, más tarde, que ésta favorece la reafirmación). Al mismo tiempo, noté cómo la persona que llevaba a cabo el proceso presionaba de vez en cuando puntos fundamentales del rostro, con la finalidad de consolidarlos. Una vez retirada la mascarilla, practicaron otro masaje con crema hidratante. Todos los productos que utilizó Carmen son de Heber Farma.

Mi resultado

Creo que lo más llamativo del tratamiento es la gran mejoría que produce en la piel. Día tras día he notado una diferencia sustancial, por lo que he comprobado que se trata de una gran cura. Por supuesto, el resultado dependerá del estado previo de cada persona. Yo lo lleve a cabo, hace ya, tres semanas y mi piel cambió desde ese mismo momento, y este efecto se mantiene, pese al frío y hostilidad del clima invernal. Normalmente requiero una hidratación extra muchas tardes durante esta época del año y desde que me lo hice no la he necesitado.

Carmen Montalbán recomienda aplicarlo una vez cada cinco semanas, aproximadamente, para mantener el resultado, aunque depende de cada persona, porque en casos en que la piel está en un buen estado se puede dilatar este periodo. La sesión dura una hora aproximadamente y cuesta 85 €.

Yo mantengo el efecto desde hace más de tres semanas, siento mi piel muy hidratada y con un gran aspecto, por eso creo en su efecto. Si necesitáis una cura de belleza efectiva para estas fiestas… ¡Todavía estáis a tiempo!

Imágenes | Zara
Más información | Carmen Montalbán, Laboratorio Heber Farma
En Trendencias Belleza | Radiofrecuencia. Lo probamos: ¡Los milagros existen!

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios