Una alimentación sana. Ha llegado el momento

Sigue a

free people

Después de estos días todos son buenos propósitos. Entre ellos, recuperar el tipo perdido con el turrón, mazapán, alcohol y por fin roscón. Existen muchísimas dietas, pero para la subida de peso eventual yo apuesto por dos premisas que siempre funcionan: sentido común y fuerza de voluntad. Sin ellas es difícil perder el exceso de peso. Todas sabemos lo que está bien y lo que está mal cuando comemos, porque conocemos muy bien los alimentos que engordan y los que no, y probablemente a todas, en más de una ocasión, nos ha fallado nuestra fuerza de voluntad porque hemos pronunciado la famosa frase “mañana empiezo” o “mañana me pongo”. Siempre mañana, nunca ahora. Por muy buena intención que tengamos, si nos ponen “a mano” algo que nos gusta es muy difícil o imposible decir “no”.

Cuando quiero perder algún kilo ganado ocasionalmente, para mí una regla infalible es eliminar los dulces y caminar todos los días. Pero cuando la cosa es más seria y creo que requiere llevar a cabo una dieta, acudo al médico para iniciarla bajo su prescripción y seguimiento. Sin embargo, no os voy a hablar de dietas, sino de comer de manera saludable, un buen propósito para el año que comienza, siendo consciente de que la belleza está íntimamente ligada con la alimentación. Porque mientras regímenes hay muchos, maneras de comer de forma realmente sana, pocas o solo una. Hay que tener en cuenta que ningún alimento por si solo puede cubrir nuestras necesidades, por lo que es imprescindible la variedad, equilibrio y buena combinación entre ellos.

Ejercicio físico e hidratación

La última vez que pregunte a mi médico qué hacer para mantener mi peso ideal y no aumentarlo, me dijo que una vez alcanzado, se debe conservar mediante el control (vigilando las variaciones) y ejercicio físico diario. El objetivo es encontrar un equilibrio entre la ingesta alimentaria y el gasto energético para mantener el peso. Yo no soy deportista, pero sí creo que cada una debe buscar el modo de moverse, y para las que no practican deporte asiduamente o no van al gimnasio siempre debe existir una fórmula: hacer una parte del itinerario diario caminando, practicar abdominales o incluso bailar tres canciones al día. El ejercicio en la forma que sea, es fundamental para controlar el peso, eliminar estrés y tener energía, porque nos descongestiona física y psicológicamente.

También me habló de la importancia de la hidratación mediante el consumo de agua como elemento insustituible para hidratar y calmar la sed. Es importante beber de uno a dos litros de agua al día. No hay que olvidar que nuestro cuerpo está compuesto por gran cantidad de fluidos, por lo que es indispensable aportar y reponer líquidos; yo debo reconocer que a veces, me olvido de beber el agua que debería.

Alimentos recomendables

Para comer de manera sana y tener una dieta equilibrada y saludable debéis basar gran parte de vuestra alimentación diaria en la ingesta de vegetales (cuantos más, mejor) y fruta (de 2 a 3 veces al día). Se trata de alimentos saludables por su propia naturaleza, puesto que reúnen en su composición fibra, vitaminas y antioxidantes y existe la evidencia de su importancia a la hora de prevenir enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer.

Sería ideal una toma de legumbres al día, son alimentos básicos, contienen hidratos de carbono y abundantes nutrientes que el organismo precisa para un buen funcionamiento. Aportan proteínas vegetales (las más saludables), y la ausencia de colesterol y grasas saturadas hacen que sean perfectos sustitutos proteicos de las carnes. Huevos, ave o pescado se deben consumir (alternando entre ellos) hasta 2 veces al día. Los lácteos (leche, queso, yogures, etc.) deben estar presentes todos los días porque aportar calcio es necesario a cualquier edad.

Frutas

Muy importantes

Además de todo lo anterior es muy recomendable tomar aceites vegetales (no animales) como el aceite de oliva (ácidos grasos monoinsaturados) y frutos secos (ácidos grasos poliinsaturados), por sus efectos beneficiosos para la salud cardiovascular. Estos últimos son antioxidantes y pese a tener un gran valor energético, su consumo racional no engorda, porque ayuda a regular el peso al calmar el apetito por mecanismos de saciedad, dada su riqueza en fibra y grandes virtudes nutricionales saludables. Cuando me refiero a consumo racional es que no se debe tomar más de un puñadito al día de frutos secos, perfecto para aportar todas sus ventajas y no engordar.

Los cereales son fundamentales para una correcta alimentación, pero deberíamos acostumbrarnos a consumirlos integrales ya que está demostrado que el refinamiento de estos no es bueno para la salud cardiovascular. Será muy fácil seguir estas pautas si a la hora de hacer la compra las recordáis y sustituís los caprichos por estos productos. En época de frío, yo complemento mi alimentación con un multivitamínico, siempre recomendado por mi médico.

Qué no es tan bueno

La carne roja, mantequilla se deberían consumir solamente de manera esporádica. En cuanto a los dulces, ricos en azúcares y en ocasiones también en grasas (pasteles, refrescos, bollos o cremas) son alimentos innecesarios para una nutrición correcta. Seguro que la mayoría de vosotras estáis pensando lo mismo que yo, que coméis más cantidad de lo que se debería comer menos y… ¿por qué todo lo bueno engorda? Si no todo lo bueno, si lo que más nos puede apetecer. En la mayoría de los casos los alimentos que deberían ser de consumo esporádico son los más demandados por nuestro paladar.

Un truco que me enseño mí médico: cuando tenemos un bajón de azúcar y necesitamos dulce, debemos parar ese pronto con fruta, porque la fructosa hace que quedemos saciados con respecto a esa demanda de glucosa. Puede resultar duro, pero si sois capaces de hacerlo, comprobaréis que después de tomarla, habrá desaparecido esa necesidad imperiosa, que a veces sentís, de tomar dulce. La fructosa ha sustituido el azúcar que vuestro cuerpo necesitaba. Y siempre es mejor tomar una o dos piezas de fruta que un pastel, bombón o bollo que ha sido seguramente elaborado con azúcar refinada.

Si hacéis caso a vuestro sentido común comiendo lo que debéis, tenéis determinación para comenzar, sois constantes y hacéis ejercicio diario, controlaréis más fácilmente vuestro peso, conseguiréis comer de manera sana y eso se reflejará en nuestra belleza. Y a medida que lo vayáis logrando estaréis más contentas, porque ser capaces de hacer lo que anhelamos es la mejor fuente de felicidad y belleza que existe. Nos hace sentir fuertes y capaces de conseguir nuestros objetivos. Yo voy a empezar hoy ¿Y vosotras?

Imágenes | Free People, Frutas Logroño
Más Información | Centro de endocrinologia, diabetes y nutrición
En Trendencias Belleza | No descuides tu alimentación si quieres lucir un cabello diez

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios