Sigue a

Ambergris - Peter Kaminski

Uno de los momentos en que es difícil ser una consumidora informada es cuando intentamos entender los ingredientes de los cosméticos. Hay tantos, con tantos nombres diferentes, que no es fácil saber qué es qué. Por eso me he tomado el tiempo de aprender algo que me tenía muy intrigada: ¿qué es el ámbar gris?

El ámbar gris es utilizado en perfumería como un fijador de olores, y a veces se le menciona en la descripción de las notas de perfumes. A pesar de su nombre, no es de origen vegetal como el ámbar amarillo – que es resina vegetal fosilizada – sino de origen animal. El ámbar gris es una sustancia que produce el tracto digestivo de los cachalotes, según se cree, para protegerse de algunos alimentos duros que no puede digerir, como los picos de los calamares.

El ámbar gris exuda un olor salado, a tabaco, aunque su principal mérito no es el olor, sino la capacidad que tiene de “componer” un olor, es decir, juntar sus notas en una sola, integrándolas, mientras que funciona también como un excelente fijador, adhiriéndose a telas y permitiendo que los perfumes duren más.

Cachalote -  Appie Verschoor

Aunque en inglés se le suele llamar whale vomit, vómito de ballena, se cree que el ámbar es defecado y no vomitado. En este momento el ámbar gris es en realidad negro, viscoso y muy oloroso, y flota en el mar, donde el sol, el aire y el agua salada lo oxida, deseca y endurece, proceso en que se vuelve gris y ceroso.

Suele encontrársele flotando en el mar o en las playas, aunque por supuesto, también puede ser “cosechado” matando ballenas, aunque se dice que el ámbar gris recién obtenido no tiene ningún valor, puesto que su olor y propiedades características se obtienen solo con el tiempo y el efecto del mar. Como las ballenas son especies en peligro de extinción, su venta fue ilegal en los Estados Unidos y otros países, desde finales de los 70 hasta el 2005, cuando se cambió la legislación para permitir la venta del que llega naturalmente a las playas.

La dificultad de conseguir ámbar gris de forma fiable, constante y al mismo tiempo legal y éticamente correcta, hizo que los perfumistas buscaran fijadores sintéticos para su reemplazo, los que son usados en la gran mayoría de los perfumes disponibles hoy en día. Sin embargo, el ámbar gris sigue siendo legal y perfectamente usable, pero su escasez lo hace un producto muy caro, que solo perfumes muy exclusivos y de alto precio se pueden permitir usar.

Y aunque pueda parecer aún más curioso, el ámbar gris no ha sido usado únicamente en perfumería, sino que se le ha considerado afrodisíaco, utilizado en comidas y vino como especias. Durante la Edad Media fue usado en Europa como un remedio para dolores de cabeza, resfríos, entre otras enfermedades.

Estoy segura que no os sorprende que el ámbar gris aparezca en las listas de lo más asqueroso o curioso que usamos en nuestros cosméticos, ¿verdad?

Imagen | Peter Kaminski, Appie Verschoor
En Arrebatadora | El castor oil no está hecho de castores

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios