Una fórmula de maquillaje para cada tipo de piel (y III)

Sigue a

fórmula maquillaje para cada tipo de piel

Hoy llegamos al último post de la trilogía donde os hemos explicado a qué tipo de piel va enfocado cada tipo de maquillaje.

Si en la primera entrega os hablamos de las propiedades de las hidratantes con color y del maquillaje fluído, y la semana pasada lo hicimos con el maquillaje en barra y el maquillaje en crema, hoy dedicaremos nuestro último post a tres tipos de maquillaje: maquillaje en crema-polvo, maquillaje compacto y maquillaje en spray.

Crema-polvo

Es una mezcla entre la crema y los polvos compactos por lo que su cobertura es media pero con un efecto mate. Pueden resultar suaves pero si nos pasamos con la cantidad más bien se verá una piel muy artificial y poco bonita. Si eres de las que les gusta el efecto aterciopelado con esta fomula lo puedes lograr.

Están indicadas para las pieles normales a grasas, las pieles secas deben evitar este tipo de maquillaje ya que el acabado se verá muy poco jugoso. Luego no hay que fijarlas con polvos.

Para aplicarlas mejor, lo ideal es utilizar una esponja, mejor húmeda para ayudarnos a extender el maquillaje por la piel.

Polvos compactos

La cobertura de los polvos compactos es escasa, aunque con más capas se puede conseguir llegar a camuflar alguna imperfección, pero en general estas fórmulas lo que intentan es proporcionar un mejor tono a la piel más que cubrir imperfecciones, dejando un aspecto de suavidad, pero siempre con cuidado para evitar que la piel se vea demasiado mate.

Está indicado para las pieles grasas y con poros abiertos, pero con pocas imperfecciones. Las pieles secas deben evitar este tipo de maquillaje ya que acentúa el problema y hace que las pielecitas o descamaciones se noten aún más.

Usaremos una brocha grande y suave para aplicarlo bien por todo el rostro de forma uniforme. Si buscamos una mayor cobertura nos podemos ayudar con una esponja que hará que se adhiera mejor el producto.

Maquillaje en spray

Los maquillajes en spray son emulsiones envasadas a presión, son igual de ligeras y transparentes que las cremas con color aunque algo más cubrientes y persistententes.

En general están indicadas para pieles normales, tirando a grasas ya que su acabado es bastante seco.

Su aplicación no es nada fácil, se pulveriza sobre el rostro intentando que quede uniforme y no como pequeños redondeles de disparos. Por eso hay que aplicarlo desde una cierta distancia para que el producto caiga como un velo sobre el rostro.

En Arrebatadora | Una fórmula de maquillaje para cada tipo de piel, Pure Finish Mineral Powder de Elizabeth Arden

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios