Súbete al Power Plate y vibra

Síguenos

Power-Plate

Hace un tiempo pude probar en mi gimnasio esta máquina, la Power Plate. La primera impresión que me dió fue que no iba a aguantar mucho y acabé bajandome del aparato con dolor de cabeza. Aunque exteriormente no se aprecia la vibración, la persona que está subida encima de la plataforma nota las vibraciones por todo su cuerpo, hasta en los mofletes de la cara.

La invención de esta maquina, proviene de las técnicas de vibraciones que se utilizaban para poner y mantener en forma los músculos de los astronautas y para aumentar su densidad ósea. La vibración que emite la plataforma del Power Plate causa una contracción muscular, mejorando el flujo sanguíneo, la elasticidad de los tendones y los músculos, tanto del cuerpo como los de la cara se fortalecen. Digamos que esta máquina es un sustituto de las pesas. A parte de mejorar la circulación sanguínea y fortalecer los músculos, reduce la celulitis, las grasas localizadas y tersa la piel.

Evidentemente, todo tan bonito en esta máquina no puede ser. Puedes hacer muchas tablas de ejercicios encima de esta plataforma, pero antes de hacerlos hay que estudiarlos bien o consultarlo con algún especialista porque si no nos ponemos en la posición correcta, la vibración nos puede provocar alguna lesión. Por ejemplo, si la posición que queremos adoptar es de pie encima de la plataforma, debes tener todas las extremidades flexionadas y todos los músculos relajados. La espalda debe estar un poco inclinada hacia delante y completamente recta y las manos agarrando las empuñaduras de la máquina.

Tampoco está recomendada para personas con alguna enfermedad cardiaca o para personas que tienen alguna limitación física para practicar los ejercicios.

La máquina es muy cara así que, en mi opinión, lo mejor es ir a un gimnasio donde la tengan para que el monitor esté a tu lado en todo momento controlando y guiándote. En mi gimnasio te recomendaban unas 3 sesiones por semana de 5 minutos cada una y ¡lo mejor era el precio de cada sesión! 50 euros. Es mucho dinero porque normalmente la utilización de este aparato no está incluido en la mensualidad del gimnasio, con lo cual, si sueles ir al gimnasio y quieres subirte a esta máquina pagarás unos 110 euros al mes.

Página Oficial | Power Plate

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios